¿Qué es la contaminación cruzada?

La contaminación cruzada es el proceso por el cual un alimento entra en contacto con otro alimento, ya sea cocido o crudo, y eventualmente se contamina a través del intercambio de sustancias extrañas. Este tipo de contaminación es uno de los mayores peligros a los que nos enfrentamos al comer alimentos. Lo que llama especialmente la atención es que se trata de un peligro alimentario desconocido para la mayoría de la población, aunque puede tener consecuencias negativas para nuestra salud.

La contaminación cruzada puede ocurrir directa o indirectamente. La contaminación cruzada directa ocurre cuando los alimentos se tocan y se contaminan entre sí (por ejemplo, los alimentos cocidos contaminan los alimentos crudos), y la contaminación cruzada indirecta ocurre cuando los utensilios de cocina contaminados entran en contacto con alimentos crudos o cocidos.

¿Qué tipos de contaminación cruzada existen?

Contaminación cruzada directa

La contaminación cruzada directa ocurre cuando los alimentos entran en contacto y se contaminan entre sí. Dicho de otra forma, esta forma de contaminación aparece cuando se contamina de alimento a otro alimento.

Ejemplo de contaminación directa

En el momento de elaborar un plato combinado con varios alimentos, si uno de ellos está contaminado al estar en contacto unos con otros acabarán por contaminarse todos aquellos alimentos que han tenido un contacto directo.

Contaminación cruzada indirecta

Este tipo de contaminación cruzada se da cuando los microorganismos llegan de un alimento a otro a través de la manipulación, utensilios de trabajo y superficies donde se está llevando el proceso de manipulación. Como pueden ser cuchillos, superficies o incluso nuestras propias manos.

Ejemplo de contaminación indirecta

El clásico ejemplo puede ser el de no limpiar las manos después de tocar otro alimento o superficie, ya que puedes transmitir la contaminación de un alimento a otro sin que se toquen directamente.

¿Cómo evitar la contaminación cruzada?

A fin de evitar la contaminación cruzada en la cocina y en nuestra salud, debemos adoptar algunas medidas y hábitos para reducir el riesgo. A continuación, te daremos algunos tipos para evitar este tipo de contaminación.

Es necesario mantener los productos químicos de limpieza y desinfección alejados de los alimentos. Pero también hay que limpiar bien los utensilios de cocina, no se deben mezclar alimentos crudos con otros ya cocinados, no hay que chuparse los dedos cuando se manipulan alimentos o cuando se tienen llagas abiertas en las manos. Es fundamental asegurarse de que los alimentos se cocinan bien y de que la fruta se lava con abundante agua antes de su consumo.

Utilice toallas de papel desechables para limpiar las superficies. Si se utilizan toallas, paños de cocina o paños de cocina, deben lavarse y sustituirse rápidamente, ya que pueden convertirse en un medio ideal para la transferencia de bacterias.

Los cubiertos y las tablas de cortar se desgastan con el tiempo, lo que provoca grietas, facilita la acumulación de residuos y favorece la propagación de microorganismos. Para solucionar este entuerto, hay que sustituir los utensilios cada pocos meses y lavarlos a fondo después de cada uso.

En el supermercado, los alimentos crudos y preparados también deben estar debidamente separados entre sí. El pescado, el marisco y la carne deben almacenarse en bolsas separadas, aparte de otros alimentos y entre sí.

Para conservar los alimentos adecuadamente, manténgalos bien cubiertos con papel de aluminio, bolsas sanitarias o recipientes que cierren herméticamente. Organice el frigorífico de forma que los alimentos crudos estén en la parte más baja y los cocinados en la más alta para evitar goteos que puedan propagar patógenos.

Cursomi – Tu plataforma para obtener el carnet de manipulador de alimentos online

¿Quieres aprender a cómo manipular alimentos y evitar contaminaciones?

En nuestro curso de manipulador de alimentos también te enseñamos a como debes realizar esta actividad.